El verano, el peor enemigo de los dientes

La salud bucodental empeora en la época estival y los casos de caries, gingivitis y sensibilidad dental se multiplican por el cambio de alimentación, en la que priman el picoteo y los refrescos, y por la relajación en la higiene.

D urante los meses de verano los dientes sufren especialmente debido al cambio de hábitos y al aumento de las actividades de ocio que conllevan un incremento en el consumo de bebidas gaseosas, la ingesta de alimentos de manera más desorganizada o un mayor consumo de alimentos y bebidas frías. Así, llevar una dieta no equilibrada y ricas en grasas -comer entre horas-, algo muy habitual en verano, perjudica a los dientes, debido principalmente a que se descuidan los hábitos de higiene en las piezas dentales.

En concreto, el último estudio Salud Bucodental 2013 de Sanitas destaca que un 82% de los encuestados en el estudio reconoce tener ese problema.

Otro de los factores que más afectan a los dientes es el consumo de bebidas gaseosas, carbonatadas y con alto contenido en azucares, hábito del 54% de los encuestados que se incrementa de forma notable durante los meses de verano. El esmalte también es dañado al fomentarse la tinción de las piezas dentales por el depósito de residuos alimenticios y colorantes presentes tanto en bebidas como alimentos.

Además, "el calor del verano puede provocar la aparición y/o agravamiento de problemas bucodentales, pues a las habituales dolencias se suma un desajuste en la hidratación del individuo, sobre todo en niños, mayores o personas con enfermedades crónicas de tipo renal, endocrinas o digestivas", asegura Germán Zarandieta, médico odontólogo de los Centros Dental Milenium de Sanitas.

El fuerte incremento del consumo de alimentos y bebidas frías en la época estival provoca un aumento de los casos de sensibilidad dental, una molestia bastante común en los meses de verano, por el contraste de temperatura, y que se añade a otras como la aparición de caries (que afecta al 97% de los españoles), por el elevado consumo de azúcares, y la gingivitis (la sufren el 62%), también denominada sangrado de encías.

Para evitarlo, se recomienda, llevar a cabo unos hábitos higiénicos correctos, sobre todo en el caso de problemas dentales de origen bacteriano, porque si la limpieza se descuida es normal que la persona pueda sufrir dolencias como la gingivitis o la aparición de caries, o agravarlas si ya las padecen.

Registro Sanitario:C..2.5.1/3964 | Aviso Legal