La endodoncia es un tratamiento dental conocido comúnmente para “matar el nervio”.

Consiste en eliminar la parte profunda del diente cuando se encuentra lesionado o infectado. El objetivo de este tratamiento es limpiar el diente por dentro y rellenarlo de un material inerte. El tratamiento se realiza bajo anestesia local, por lo que no resulta doloroso.

¿Cómo se realiza?

Consiste en extraer el nervio, limpiar el conducto de la raíz y después sellarlo con un material termoplástico (gutapercha) y cemento u otro tipo de material de obturación.

Cuando ya se ha decidido que el tratamiento adecuado sería una endodoncia, entonces se planificaría la intervención, haciendo uso de anestesia local, a continuación se efectúa un agujero en la corona del diente y se accede a la pulpa para extraerla y aislar el diente del organismo. Seguidamente, se procede a la limpieza de los conductos y se cierran.

Pero hay casos en los que el diente está necrótico (muerto), esto es causado porque la pulpa ha creado un conglomerado de restos y bacterias. Y esto seguramente ha ocasionado contaminación en esos tejidos, incluso generando flemones. Por lo que con la endodoncia lo que buscamos es sellar el conducto para que los gérmenes del diente no lleguen a los tejidos.

¿Para qué sirve?

La endodoncia nos evita el dolor producido por la lesión de la pulpa, ya sean caries, traumatismo, erosiones, etc. También sirve para cortar la fuente de alimentación de una infección producida por la pulpa.

¿Por qué debes tener cuidado?

La pieza de endodoncia es mucho más frágil, sobre todo si hay mucha destrucción del diente. La endodoncia no evita que en un futuro vuelva a tener nuevas caries, que se fracture o que se produzca un estallido radicular.

Puede haber entre un 5% y un 10% de fracaso de una endodoncia hecha correctamente. Ya que a veces cuando hay conductos complicados puede haber rotura y a veces no puede ser retirado, esto dificulta la correcta obturación de la raíz. Por lo que si la endodoncia no da el resultado que se espera se puede realizar una apicectomía.